viernes, 20 de mayo de 2011

Reflexión


¡Tómalo como un buen consejo!

Una mañana un padre perdió los estribos en una de esas situaciones irritantes que suelen suceder en la vida. Derramó sus frustración y enojo en su hijo, que parecía ser el blanco más cercano.

En el transcurso del día, mientras él y su hijo estaban pescando, comenzó a sentirse culpable por lo que había dicho y hecho. Y comenzó así:

-Hijo, esta mañana estaba un poco impaciente.

-¡Ajá! -murmuró el hijo, recogiendo la línea en su riel para luego volver a arrojarla.

El padre continuó:

-Eh… reconozco que debió ser difícil estar cerca de mí.

-¡Aja! -fue todo lo que el hijo murmuró de nuevo.

-Quiero… quiero que sepas que… me siento mal por lo ocurrido -prosiguió el padre.

Luego, agregó con rapidez para justificarse.

-Pero tú sabes, hijo, hay momentos en los que soy así.

-¡Ajá! -solo dijo el niño otra vez.

Pasaron unos segundos hasta que el niño le dijo a su padre:

-¿Sabes, papá? Dios te usa a ti para que nos enseñes a todos en la familia a tener paciencia.


Nuestras familias tienen  una manera de dar en el clavo con su sinceridad, pero en lugar de sentirnos martillados, tomen lo que digan como un buen consejo. ¡Nadie más que su familia puede ayudarlo a crecer en la naturaleza de Jesucristo!
A menos que un padre acepte sus culpas, por cierto dudará de sus virtudes.

Efesios 1:6
Nos hizo aceptos en el Amado

1 comentario:

SumoIdeas dijo...

Nada más que la verdad.

Me hace recordar a mi hermana,,,jeje